Alejandrina Acosta Jaspe.

Madrid 14 de Marzo 2020.

Todos nosotros en algún momento de nuestras vidas hemos pasado por situaciones difíciles. Diariamente nos enfrentamos a diversas situaciones más o menos complejas, muchas de estas situaciones vienen a cambiarnos por completo nuestra vida y la de los seres a los que amamos. Es en este último caso, en el que pretendo insistir que es necesario hacer una “pausa” en nuestro día para reflexionar sobre esta nueva situación que estamos viviendo y tratar de sacar algo positivo que nos sirva de aprendizaje y nos ayude a transitar este tiempo con una mejor actitud.

El miedo que sentimos ante esta epidemia es inevitable, pero es que además es necesario para resguardarnos y mantener nuestro bienestar. El problema es cuando el miedo supera la razón, perdemos objetividad y la angustia nos invade impidiendo que percibamos la realidad.

La mayoría de las personas vivimos la vida preocupadas acerca de lo que nos va a deparar el futuro o lamentándonos por nuestro pasado y olvidamos lo más importante de estar aquí que es el vivir. Inevitablemente una situación como la que estamos atravesando nos enseña nuestra “vulnerabilidad”, empezamos a comprender que no tenemos control en absoluto sobre todos los acontecimientos de nuestra vida. Por lo que ese consejo de “vivir la vida día a día” empezará a tener un sentido en el que “apreciar lo que tenemos y ser agradecidos” nos hará vivir de manera entusiasta sabiendo que en “la vida nada es seguro”. Sin embargo cuando aprendemos a vivir con plenitud cada instante de nuestra vida y nos olvidamos de lo que pueda o no pasar y de lo que pasó, vamos a tener la energía necesaria para afrontar cada tipo de adversidad que se nos va atravesando en el camino.

Tenemos que asegurar lo más importante en estos momentos, nuestra familia. Valorarlos más allá de tener la nevera llena de comida. En este momento todos necesitan del abrazo, del beso, del reconocimiento. Es un momento para descubrir como piensan nuestros hijos, arroparles emocionalmente, darles espacio para la risa y el llanto. Es el momento de sacar los juegos, de ver películas juntos. Desnudarnos de los roles rígidos. Encontrarnos con nuestros mayores (seguramente nos regalarán más lecciones) . Agradece cada día como si fuera el último.

Descubre como la terapia en este momento puede ayudarte.

Alejandrina Acosta Jaspe
Psicoterapeuta,
https://lamenteesmaravillosa.com/consultas/ Online.
Coach y Líder Certif. Lic. HYL Filosofìa de Louise Hay®️
www.alejandrinaacosta.com
Consultas Online.
Especialista en Terapia Breve.
Las sesiones consisten en aprender a manejar las emociones (modelo integrador bio-emo-social). Autoestima. Terapias individuales, habilidades, fortalezas. Orientación. Terapia antiaging.
Lo que permite resultados satisfactorios a corto y mediano plazo.
Compromiso, acompañamiento de proceso, profesionalismo, experiencia, confidencialidad.