LA FE MÁGICA DE LA INTUICIÓN

 

91B12K5gysL.jpg

LA FE MÁGICA DE LA INTUICIÓN
“La oración es telefonear a Dios, la intuición es Dios telefoneándote a ti.”
La oración verdadera significa preparación. Habiendo hecho tus pedidos al Suministro Universal para cualquier cosa buena, actúa inmediatamente como si estuvieras esperando para recibirlo. Muestra una fe activa, de este modo impresionas la mente subconsciente con expectación. Había una señora que conocía la ley de la preparación y compró revistas caras para darse a ella misma el sentimiento de opulencia. Su intuición le dijo que comprara esas revistas. Una forma de cultivar la intuición es decirnos a nosotros mismos antes de dormir:
En la mañana, sabré exactamente lo que tengo que hacer.
Las ideas empezaran a llagar antes de que empieces a razonar. La oración es telefonear a Dios, la intuición es Dios telefoneándote a ti. La intuición proviene de la mente superconsciente, la cual está dentro de Dios. El subconsciente es simplemente poder sin dirección. Aquello que sientes profundamente está impreso sobre el subconsciente y es llevado a cabo hasta el más pequeño detalle. El subconsciente es tu alma y tiene que ser restaurada. Imprime en el subconsciente las ideas perfectas de la mente superconsciente en lugar de dudas y miedos de la mente consciente. Haz esto repitiendo la siguiente afirmación:
“Quédate quieto y mira el poder dentro de mí”.
A menudo, siguiendo la intuición, vas a por una cosa y consigues otra. Desde el superconsciente

el reino de la intuición

aquello que debas saber te será revelado. Vuélvete tranquilo y silencioso y recita las afirmaciones. No tienes necesidad del resentimiento, de la resistencia, del miedo, de la preocupación, de ninguna forma de lucha, etc. La situación que resientes será aniquilada. Quédate quieto. Mantén tu equilibrio y el Poder interior luchará tu batalla. La ira y el resentimiento nublan la visión y a menudo afectan a la vista, así como impide que sigas tus pistas intuitivas. Por ejemplo, te encuentras con una amiga en la calle y le dices alegremente: “¿Acaso no tenemos un clima maravilloso?” y ella te responde: “Si, pero pareces un poco cansado”. Entonces tu respondes con emoción (haciendo tu primer movimiento falso): “¡Oh, no! Nunca me he sentido más descansado en mi vida” a lo que ella replica: “Bueno, a lo mejor te ves mal porque tienes un sombrero impropio”. Lleno de resentimiento, te apresuras a llegar a casa para mirarte al espejo para ver que está mal con el sombrero. Tienes un dolor en la parte de atrás del cuello; tu actitud mental causó una congestión en esa zona. De aquí viene la expresión: “Me diste

un dolor en el cuello”
1
. Ahora estas preparado para contraer un resfriado o algo peor. Haz un llamamiento a la ley del perdón en seguida. Envía amor y buena voluntad a tu amiga y di:
“Oh Máximo Poder, dame otra oportunidad, esta vez no discutiré. No me resistiré, seré amoroso y bondadoso”.
Ahora has neutralizado la congestión y los males siguientes. La próxima vez que te cites con tu amiga, estarás lleno de buena voluntad, y realmente no te importará si a ella le gusta o no tu sombrero. Tú dirás: “¡Qué lindo día!” Y ella responderá: “¡Qué bien te ves! ¿Dónde compraste ese bonito sombrero?” No hay respuesta emocional a la situación. Tú has terminado con ella; de otra forma, repetirías la misma situación una y otra vez. El equilibrio es la perla de gran precio. * El Juego de la Vida es un juego de boomerangs. Cualquier cosa que envíes volverá a ti. Jesús dijo que tratásemos a los demás como queríamos ser tratados. No puedes herir a nadie sin herirte a ti mismo. Todos nosotros estamos vinculados por una misteriosa fuerza magnética; aquello que envías fuera en forma de pensamiento o palabra a otro, rebota en ti mismo. Si una persona vive únicamente desde el plano mental, aquello que le ha de volver (o Karma) tardará más tiempo. Si tú has desarrollado tu espiritualidad, todo aquello que tenga que volver a ti lo hará de forma muy rápida; entre más sabes, más responsabilidad tienes. Así que aprende tus lecciones y se exhaustivo con el largo camino de la experiencia. Envía buena voluntad a tu aparente enemigo y rodéate con una gran aura de protección. Tus enemigos son únicamente aquellos que moran en ti (tus creencias subconscientes). Si tu odias y resientes una situación, tú la tienes pegada a ti, por atraer aquello que temes o te disgusta. Cuando alguien ha sido injusto contigo, te has llenado de ira y resentimiento. No has podido perdonar a esa persona. El tiempo pasa y entonces otra persona hace lo mismo. Esto es debido a que tienes una imagen de injusticia grabada en tu subconsciente. La historia se repetirá a sí misma hasta pensar que estas maldito con mala fortuna e injusticia. Solo hay un camino para neutralizar esto. Ser absolutamente imperturbable por la injusticia y enviar buena voluntad a todos los involucrados. Afirma:
Mi buena voluntad es una fuerte torre a mi alrededor. Ahora convierto a todos mis enemigos en amigos. Toda inarmonía en armonía. Toda injusticia en justicia.
Te asombrarás con el trabajo de la ley. Uno de mis estudiantes trajo armonía al caos en sus asuntos de negocio usando la declaración anterior. Así como los antiguos alquimistas tenían el poder de transmutar cualquier metal en oro, tú tienes el poder de transmutar cualquier maldad en bondad.

Florence Scovel Shinn

Por Alejandrina Acosta Jaspe

cropped-CORRECTlogo-400