020800d4d34b2001fd28a239f8f0a6f9

 

EL RESPETO ASÍ MISMO Y LA OPINIÓN DE LOS DEMÁS

El respeto por sí mismo. Quizás el mayor error que cometamos, causa de la pérdida de autoestima, consista en dar mayor importancia a las opiniones de los demás que a la opinión que tenemos de nosotros mismos. El respeto por sí mismo significa literalmente eso, pues procede del sí mismo. Este sí mismo surgió de un campo universal de la intención que había dispuesto traerte aquí, del infinito estado informe a un ser compuesto por moléculas y sustancia física. Si no te respetas a ti mismo, desprecias el proceso de la Creación.
No faltarán opiniones sobre ti. Si consientes que debiliten el respeto por ti mismo, buscarás el respeto de los demás por encima del tuyo y renunciarás a ti mismo.

Entonces intentarás volver a conectarte con el campo de la intención con actitudes de baja energía como la censura, la hostilidad y la ansiedad. Te deslizarás hacia vibraciones de baja energía que te obligarán a atraer cada vez más cantidad de esas bajas energías a tu vida. Recuerda que es la alta energía lo que anula y transforma la baja energía. La luz destruye la oscuridad; el amor disuelve el odio. Si has permitido que alguno de esos pensamientos y opiniones negativos te dirijan para formar la base de tu autorretrato, le estás pidiendo a la mente universal que haga lo mismo. ¿Por qué? Porque a altas frecuencias, la Fuente universal de la intención es creatividad, amor, bondad, belleza y abundancia en estado puro. El respeto por sí mismo atrae la energía más alta, y la falta de respeto por sí mismo atrae la más baja. No conoce otro camino.

Las opiniones negativas de los demás representan su ego de baja energía actuando en ti. En otras palabras: si juzgas a alguien, no lo amas en ese momento. Del mismo modo los juicios que emiten sobre ti tampoco proceden del amor, pero no tienen nada que ver con el respeto por ti mismo. Sus juicios y también los tuyos te distancian de tu Fuente, y por consiguiente de la fuerza de la intención. Como dice mí amigo y colega Gerald Jampolsky; «Cuando logro resistir la tentación de juzgar a los demás, los veo como maestros del perdón en mi vida, y me recuerdan que únicamente puedo sentirme tranquilo cuando en lugar de juzgar perdono».

Así es como se vuelve al sí mismo en el respeto por sí mismo. En lugar de juzgar a quienes te juzgan y, por consiguiente, mermar el respeto por ti mismo, les envías un silencioso mensaje de perdón e imaginas que hacen lo mismo contigo.
Así te conectas con la intención y garantizas que siempre respetarás tu propia divinidad. Habrás despejado el camino para poder disfrutar de la gran fuerza que es tuya por derecho propio en el campo de la intención.

El respeto por ti mismo deriva únicamente de ti mismo.
De “El poder de la intención”. Wayne Dyer ~

La imagen puede contener: planta y exterior
Por Alejandrina Acosta Jaspe
970953_645105385517149_1462655245_n